lunes, 30 de noviembre de 2009

situaciones que ponen en peligro la vida


La tortura

“La tortura es una furia vana, nacida del miedo; se quiere arrancar de una garganta, en medio de los gritos y los vómitos de sangre, el secreto de todos. Violencia inútil: ya sea que la víctima hable o que muera por los castigos, el secreto innumerable está lejos, siempre lejos, siempre inalcanzable; el verdugo se convierte en un Sísifo, y si aplica la tortura, le será siempre necesario recomenzar.
Así escribía Jean Paul Sartre en 1958, en el prefacio del libro La Tortura, de Henri Alleg, director del diario Alger Republicain entre 1950 y 1955, y que fue torturado por los “especialistas” del Ejército francés, como miles de argelinos que luchaban contra el dominio colonialista. Los horrores narrados por Alleg causaron conmoción y vergüenza a muchos franceses, que no olvidaban lo que las tropas alemanas les habían hecho a ellos mismos durante la ocupación. A quienes denunciaron los crímenes de Argelia los jefes militares franceses les decían “Ustedes insultan al Ejército”, pero ellos no se dejaron amedrentar y entendieron que lo que estaba en juego era ni más ni menos que la condición humana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada